Seguidores

jueves, 31 de julio de 2008

«Nadie se atreve a tocar el problema porque parece
que está mal visto, es de machismo y que
prácticamente no existe. Se está realmente
desinformado a la población, y, además,
se está distorsionando la realidad del porcentaje
de personas maltratadas. El número de hombres
maltratados a lo largo de las dos últimas
décadas se ha disparado vertiginosamente,
al igual que la cifra de niños maltratados»

En España cada vez son más los hombres maltratados

Lo primero que se piensa cuando se mencionan términos como “violencia de género” y “abuso doméstico” es en un hombre golpeador y una mujer golpeada. Ya no es tan así: en España, 10.645 mujeres recibieron condenas firmes por maltrato y hay más de 41.000 fichadas como maltratadoras, según cifras del Registro de Víctimas de Violencia Doméstica de ese país.

Estos casos, sin embargo, no cuentan como “violencia de género” de la misma forma que la que sufren las mujeres. Al menos así consta en la Ley de Violencia de Género española, que tiene diferen Muchos prefieren hablar de violencia a secas, y la justifican en un maltrato sufrido con anterioridad.

“En estos casos suele tratarse de conflictos abiertos, rupturas de pareja, respuestas a un maltrato similar al que sufren”, aseguró a El País Miguel Lorente, delegado del Gobierno español para la Violencia de Género. Con él coincide Hilario Sáez, de la organización Hombres por la Igualdad de Sevilla, quien dice que “existe también la mujer que en lugar de romper con la relación que no le agrada, lo canaliza en violencia”, que puede durar años.

La ex decana de los jueces de Barcelona, Maria Sanahuja, cree que los hombres sufren en silencio porque no se atreven a denunciar: “Ellos tienen tanta vergüenza como tenían las mujeres tiempo atrás, y ahora misma denunciar maltrato apenas se las atendía Ahora les pasa a ellos, que sufren el mismo tipo de maltrato”.

Es el caso de Íñigo, un hombre que oculta su nombre real y que sufría todo tipo de maltrato de parte de su mujer, con la que tuvo dos hijos: “me pegaba incluso delante de los psicosociales”, contó a El País . Cuando la denunció a la policía , le dijeron que vuelva a su casa, que lo deje pasar, que iba a perder a sus hijos. “A mí esto me lo hace mi mujer y le doy dos hostias que la mato”, admitió el juez que trató su caso.

La experiencia de este hombre sirve a Sanahuja para demostrar que los hombres maltratados son una realidad y que “ocultarlo no beneficia a nadie”. Tanto ella como otra feminista, Empar Pineda, no niegan la violencia de género de los hombres hacia las mujeres, la más extendida del mundo, sólo piden que se reconozca la que ejercen las mujeres “ellas no usan el músculo, sino la cabeza, pero tratan de hacer lo mismo”

Es otro hecho importante que la Carta Magna, la Constitución,
(27 de diciembre de 1978, artículo 14, Derechos y Libertades)
, ampara a ambos géneros, pero sin embargo, la aplicación
de la misma es prácticamente nula. Y la realidad es que este
tipo de faltas graves existen en el día a día, de cada día, mes,
y año, desde hace muchísimo tiempo. Es verdaderamente
dramático en muchísimos casos, o en la mayor parte de ellos..
, para poner al descubierto tantisimas situaciones de hombres
desesperados, callados en su sufrimiento, que no solo la mujer padece
y que, con idénticos derechos y necesidades, el hombre precisa
para defenderse y obtener justicia social e institucional como principió
de equidad (sic Constitución Española, párrafo anterior)
, con todo rigor y máxima ética, para llevar a buen fín y resolución de
tales situaciones de desesperación y depauperación vital y económica
de tantos hombres, desde hace muchos años.

Maltratos a hombres

Es un hecho real, que existen hombres cuyas mujeres, todavía casados o en convivencia común, separados o divorciados reciben maltratos de humillación, explotación, coacción, de tipo físico , moral, psicológicos, resentimiento por su bajada de nivel y posibilidad de gasto económico, culpabilizando al hombre, que de manera sacrificada y extenuante tienen que obtener, cada mes, para hacer frente a ello, a veces, quedándose casi sin nada para su propia vida personal, y otros,....., de mujeres que aprovechándose de su propio carácter iracundo y talante agresivo, por tener mayor fuerza física que ese hombre concreto, muchas veces al mismo tiempo, a través de la tenencia y custodia de hijos comunes, menores normalmente, con los que trafican, pudiéramos decir de forma mercantil. Por sus propias circunstancias personales, tales hombres se vienen callandos sin remedio, derivando todo ello, en una ruina económica, con afecciones de complejos de tipo psicológico, enfermedades de tipo crónico, por llevar años soportando el sufrimiento y el padecimiento en soledad sin tener ayuda alguna social ni institucional, como las propias mujeres, satisfactoriamente cuentan. (Ley Orgánica de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Genero, 1/2004, de 28 de diciembre)

1 comentario:

Peter Custo dijo...

el articulo esta muy bien traIDO SON MUCHOSA LOS CASOSDE VIOLENCIA ESTA SOCIEDAD ESTA CADA VEZ MÁS VIOLEBNTA Y LAVOLENCIA NO SE CONBATE CON LA VOLENCIA ESTE BLOG REINVINDICATIVO ES COMO UNA ENTRADA DEAIRE FRECO PARRA NUESTROS PULMONES Y NUESTRAs neurona s adopormecidas .