Seguidores

domingo, 1 de noviembre de 2009

Cementerios

CEMENTERIOS

Los cementerios son lugares sagrados que dan respuesta a una necesidad tan humana como es la gestión de la muerte. Sin embargo, existe un prejuicio muy extendido sobre estos lugares que, en ocasiones, acaba silenciando su enorme valor, arquitectónico, histórico y antropológico.

El cementerio "no católico" de Roma, morada de poetas

El llamado "cementerio no católico" de Roma, una de las joyas secretas de la ciudad, conserva su bucólico silencio y, bajo espigados cipreses y pinos, acoge el reposo de personajes famosos de diversa procedencia.

Es también apodado "cementerio de los poetas de Roma" para recordar a los literatos ingleses John Keats o Percy Shelley o al fundador del Partido Comunista de Italia, Antonio Gramsci.

A la sombra de la Pirámide Cestia, construida en torno al año 12 a. C. como imponente sepulcro para el pretor romano Cayo Cestio, yacen los restos de 4.000 almas, en su mayoría extranjeras, de protestantes, ateos y judíos, a quienes los cementerios católicos por su condición de "diferentes" no quisieron dar descanso eterno.

"Pensar que uno puede ser enterrado en un lugar tan dulce, hace que uno se enamore de la muerte", escribió Shelley tras visitar el camposanto poco antes de que se ahogara en las costas del mar Tirreno frente a la región de Toscana.

Y respetando sus deseos, las cenizas del poeta inglés (1792-1822) fueron enterradas en el cementerio protestante de Roma.

Turistas y romanos podrán rendir homenaje el 1 de noviembre a los "otros difuntos", aquellos de los que nadie se acuerda, como el también poeta británico John Keats (1795-1821), quien murió en Roma de tuberculosis.