Seguidores

viernes, 20 de agosto de 2010

Isla de San Borondón (Canarias)

Isla de San Borondón (Canarias)


En el siglo V, y a la vista del poco éxito que entre las gentes de Irlanda encontraban sus predicaciones, san Brandán o Brendano, que en las islas Canarias es recordado con el nombre de san Borondón, por consejo de san Barinto y en compañía de siete compañeros ermitaños -hay quien dice que fueron catorce--, se embarcó para abandonar aquella isla y viajar en busca de otras donde sus prédicas fuesen bien aceptadas. En especial buscaba la famosa isla Deleitosa, la isla paradisíaca que se ha conocido también con el nombre de Encubierta, Non Troubada, Encantada o Perdida, donde se asegura que viven los "niños de agua", niños maltratados a quienes las hadas adoptaron, vigilados por la señora "Seteharalomismoquetuhiciste" y premiados los días de fiesta por su hermana, la señora "Hazloquetegustariaquetehicieran".


Hay narradores que dicen que san Borondón llegó a encontrar aquella isla, pero muchos otros aseguran que no fue así, sino que el santo y sus compañeros de tripulación, tras un viaje lleno de tribulaciones y accidentes, y de arribar a diferentes islas y abandonarlas, avistaron una isla hermosísima, cubierta de vegetación espesa y refulgente entre la que brillaban miles de flores, sobrevolada de pájaros con plumas de todos los colores.


Imaginando que se trataba de la isla que con tanto ahínco habían ido buscando, los santos viajeros atracaron junto a ella su embarcación, buscaron leña para preparar un buen fuego con que secar sus ropas empapadas y se dispusieron a celebrar la misa de la Pascua de Resurrección, que aquel mismo día se conmemoraba.Cuando estaban en medio de la misa, el suelo empezó a moverse bajo sus pies y los santos navegantes descubrieron, horrorizados, que la aparente isla no era sino un gigantesco animal marino, el pez que llaman jasconio, el primero de los que nadaron en el mar, que debía de llevar dormido muchísimo tiempo, tanto como para hacer posible la fructificación de aquella espléndida vegetación sobre su piel, pero al que sin duda había despertado la gran hoguera encendida por los recién llegados.


Sin perder la esperanza, san Borondón pidió a Dios que paralizase de nuevo al monstruo que empezaba a despertar y Dios se avino a sus ruegos.Fuese isla fija o monstruoso animal, el hecho es que la isla descubierta por san Borondón acabó incorporándose al archipiélago de las Canarias, ya desde tiempos muy antiguos conocidas como islas Afortunadas, como la octava de ellas, aunque con la milagrosa particularidad de que solamente se hace visible en algunas circunstancias.


Están documentadas sus apariciones al menos desde el siglo xv y se han preparado expediciones en su busca que, tras avistarla, no han podido arribar a ella por el mal tiempo. La última expedición infructuosa en busca de la isla de san Borondón fue ordenada por el capitán general de las Canarias, don Juan de Mur, en 1721.


El 10 de agosto de 1958 el periódico madrileño ABC reprodujo una fotografía de esa isla mágica.

5 comentarios:

E..P.. dijo...

Cho, sigo sin poder entrar en el blog, tengo que hacerlo desde el mio al tuyo ya sabes. Algo raro, configuración o virús. En fin ya sabes.
Agur.

hawai05 dijo...

hay una web creo que es esta pero no estoy muy seguro donde hablaban de la isla e incluso habia colgada una foto actual tomada hace muy poco tiempo ademas recuerdo que tenia unas entrevistas con marineros de las islas que la habian visto te dejo un enlace aun que no se si sera este fijo estube mirando en mis archivos pero no recuerdo exactamente si es lo siento pero existir la foto existe
http://gruponexus.wordpress.com/
un abrazo

DORAMAS dijo...

Ya les gustaría a los de la isla del oeste tener una isla mas. Aún cuentan las historias de los frailes y demás carajadas.
Buen post.

Miyita dijo...

Que linda história no la conocía, gracias, besitos muchos

CHOPINGO dijo...

gracias a todos,por motivos extremos no he podido acompañarlos ,ya espero llegar un abrazo a todos.