Seguidores

jueves, 1 de octubre de 2009

El 1º de octubre es el Día Internacional de las Personas Mayores


El 1º de octubre es el Día Internacional de las Personas Mayores

La Asamblea General designó el 1 de octubre Día Internacional de las Personas de Edad en 1990 para solicitar contribuciones destinadas al Fondo Fiduciario de las Naciones Unidas para el Envejecimiento, que apoya proyectos en beneficio de los ancianos en países en desarrollo. El Fondo Fiduciario se estableció como parte del Plan de Acción Internacional sobre el Envejecimiento, aprobado en la Asamblea Mundial sobre el Envejecimiento celebrada en Viena en 1982.

Un mundo con más personas mayores

Se consideran 'personas de edad' (sería más correcto decir 'personas mayores') a las personas de más de 65 años. Históricamente, hasta el siglo XIX, llegar a esa edad era un privilegio con el que pocos contaban. Ya que la esperanza de vida, incluso en Europa, no superaba los 40 ó 50 años.

Actualmente la población mundial de más de 65 años crece rápidamente, más incluso que el crecimiento general de la población. Es decir, hay muchas más personas mayores en total, y hay más personas mayores en relación con el total de la población. En la naciones más desarrolladas las personas de más de 65 años de edad eran en 1950 el 8% de la población, ahora son el 14% y en el año 2050 serán casi el 25% de todos sus habitantes. Y una tendencia parecida se da en el resto de los países del mundo aunque las proporciones sean menores.

Una vida digna para todos

Todo este crecimiento se debe a la mejora general de la calidad de vida, de la alimentación y de los avances de la medicina que hace que vivamos más tiempo. Y aunque no en todos sitios estas condiciones son iguales, el crecimiento es generalizado.

Pero ante esta situación demográfica se platean nuevas cuestiones. Al haber más personas mayores (un periodo de la vida en el que muchas no trabajan y en el que empeora la salud) la sociedad debe emplear más recursos humanos y económicos para su atención.

Sin embargo, no siempre estos recursos se emplean o, simplemente, no están disponibles; y se puede producir una extraña paradoja: que se viva más pero la calidad de vida en los últimos años sea peor. Por eso Naciones Unidas ha propuesto unas acciones a favor de las personas mayores que deben tener en cuenta los Gobiernos:

  • Ayudar a los ancianos a tener una mejor calidad de vida y a valerse por sí mismos.

  • Crear condiciones para que puedan trabajar y vivir de forma independiente tanto tiempo como deseen o les permita sus salud.

  • Reconocer las contribuciones de las personas mayores a la sociedad y promover el voluntariado entre ellas.

  • Mejorar los servicios de salud.

  • Establecer sistemas de pensiones basados en la solidaridad entre generaciones, prestando especial atención a las necesidades de las mujeres.

  • Ayudar a las familias a ayudar a sus ancianos.

  • Eliminar las formas de discriminación contra los ancianos.