Seguidores

martes, 20 de octubre de 2009

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA: La iglesia de Santa María del Pino estrena retablo (I) 20/10/2009 Fotografia Coincidiendo casi, con su fiesta patron

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA: La iglesia de Santa María del Pino estrena retablo (I)


20/10/2009

Fotografia

Coincidiendo casi, con su fiesta patronal en el mes de septiembre, la parroquia de Santa María del Pino (popularmente conocida como iglesia del Pino, en Presidente Alvear) se ha podido descubrir gratamente la colocación de un nuevo retablo inspirado en un estilo gótico tardío caracterizado por sus arcos conopiales y enriquecido con decoración a base de pan de bronce (oro alemán).


Toda la obra, nos dicen, ha sido trabajada a mano destacando los altorrelieves y columnas en madera maciza de cedro. El retablo está formado por tres calles de tres pisos que incluye, en las laterales, cuatro óleos realizados en lienzo sobre tablas por el pintor Martín Pozo que representan la Adoración de los Reyes Magos, la huida a Egipto, la Anunciación y la Visitación de la Virgen a su prima Isabel, culminando en el centro con otro óleo con la Resurrección del Señor.
En el centro, lógicamente, la hornacina que alberga la imagen de la patrona de la iglesia Santa María del Pino, escultura de procedencia valenciana.


El retablo, construido por los talleres madrileños Santarrufina, tiene una altura de quince metros y ha sido donado por la Fundación Mapfre-Guanarteme, que preside Julio Caubín, y se ha conseguido por el empeño de su párroco, Salvador Aguilar, iniciativa iniciada en 2007 y que fue finalmente aprobado por el Obispado y la Delegación de Patrimonio Histórico para hacerse realidad en 2009.


El nuevo retablo ha enriquecido el altar mayor del templo levantado, como es sabido, por la generosidad del gran patricio canario Luis Antúnez Monzón, nacido en Las Palmas en 1845 y que fue gobernador civil de Orense, Lérida y Barcelona, donde falleció en 1915 y a quien la ciudad debe muchos beneficios, como el establecimiento del primer tranvía de vapor, pues el amor por su ciudad no se limitó a la contribución de grandes proyectos sino a la donación de importantes sumas de dinero, además de la iglesia, para complementar la labor de la Casa-Asilo de San José en Las Canteras y la creación de las que fueron llamadas Escuelas Antúnez en las Alcaravaneras, cuya primera piedra del edificio con planos del arquitecto Massanet se colocó el 6 de diciembre de 1930, al término de una misa en su memoria que había sido oficiada en el templo que había mandado construir.


En la fotografía, el recién estrenado retablo de la iglesia del Pino.
laprovincia
(Sigue en II)

2 comentarios:

Damian dijo...

lo bueno de estos retablos es q como son hechos a mano tienen una dedicación especial en los detalles y tienen un acabado q se valora mas q uno prefabricado

Pfunes dijo...

El neogótico siempre ha sido una rareza en España, una mera anécdota en el panorama artístico del siglo XIX y parte del XX, dominados por un todavía brillante clasicismo académico y por un neomudéjar impuesto como estilo nacional.

Siempre se ha asociado el neogótico a la arquitectura religiosa. Pero habría que considerar toda la Iglesia como edificio en su conjunto para valorar si el retablo neogótico era el necesario remate del altar mayor o si por el contrario es un elemento que desencaja con el esquema general de la Iglesia. En esa línea estará el criterio que la defina como una detallista, pero inadecuada, obra de artesanía, o por el contrario como una conveniente y magnífica obra de arte que se integra a la perfección en el conjunto del templo.

Un saludo.