Seguidores

miércoles, 21 de octubre de 2009

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA: La iglesia de Santa María del Pino estrena retablo (y II)

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA: La iglesia de Santa María del Pino estrena retablo (y II)


21/10/2009

Fotografia


La iglesia del Pino se levantó con planos del arquitecto Fernando Navarro Navarro de estilo ecléctico con referencias medievalistas, según Pedro Tarquis, en un solar de los entonces desiertos arenales de su propiedad gracias a la manda testamentaria donde expresamente lega unas 200.000 o 300.000 pesetas de la época para su construcción, instituyendo además una "renta anual para capellán y servidor", con la única condición que se pusiera bajo la citada advocación mariana porque su madre se llamó María del Pino.


El proyecto fue presentado por primera vez en el Ayuntamiento por uno de sus albaceas, el sacerdote José Espino Moreno, alegando la corporación que "debe señalarse expresamente en el amplio arenal el solar donde debe levantarse" la que en términos administrativos se califica entonces como capilla. Se presentaron de nuevo en abril de 1918 y la primera piedra fue colocada el 5 de mayo siguiente, después de la celebración en la iglesia de La Luz de unos funerales en memoria de Antúnez Monzón.


Los trabajos se iniciaron en mayo de 1919 para culminarse el 30 de octubre de 1921 cuya bendición ofició el obispo Marquina, siendo el primer encargado de los cultos el cura albacea, el citado José Espino, que permaneció hasta 1928 en que se hizo cargo una comunidad de padres Paúles que tenían su casa conventual en el edificio a la espalda del templo.


El obispo Pildain lo declaró Parroquia en enero de 1939 continuando los Paúles hasta 1957 a partir de cuyo año se nombró primer párroco diocesano al fallecido Agustín Chil Estévez que lo fue hasta 1960, seguido de Agustín Álamo Álamo (1960-1969); José Quintero Bojart (1969-1983) hasta el actual Salvador Aguilar Rosales, canónigo, que lo es desde 1983 sobre el que hay constancia de que realiza una gran labor pastoral y social.


Algunos años después de terminada la construcción de la iglesia del Pino los restos mortales de Luis Antúnez fueron trasladados desde Barcelona y junto a los de su madre descansan en la cripta de la parroquia.


En la fotografía, tomada entre 1925 y 1927, la fachada de la iglesia del Pino.
laprovincia