Seguidores

sábado, 13 de marzo de 2010

Tenerife – Exposición Jerusalén Ciudad de la Pasión


Escrito por Ecclesia Digital
viernes, 12 de marzo de 2010

En las Casas Capitulares de La Laguna, se desarrolla hoy una rueda de prensa para presentar e inaugurar la exposición titulada "Jerusalén. Ciudad de la Pasión". La misma se encuentra ya instalada en el muro perimetral de seguridad de las obras que se están realizando en la Catedral de La Laguna: Sus responsables explicaron en qué consiste la misma.

Image

Ángel Quintero: Se trata de una exposición que reúne dos vertientes. Por un lado, dar a conocer una faceta de Jerusalén como ciudad Patrimonio de la Humanidad y ciudad de las Tres Culturas. De una forma muy breve nos explica porqué Jerusalén está considerada por las tres grandes religiones como el corazón de las mismas y, por otro lado, intenta reflejar, a través de una serie de paneles, todos los acontecimientos que tuvieron lugar durante la Pasión de nuestro Señor Jesucristo.

Fermín Correa: La exposición consta de seis paneles de tres metros de alto. Algunos de tres metros de largo y otros de cuatro. El inicial mide cinco metros de largo y constituye el punto de partida de la secuencia lógica y cronológica de lectura de los paneles que, en este caso, es de derecha a izquierda. Tenemos este panel introductorio y luego todos los pasos de la Pasión con textos explicativos. El material que hemos utilizado es vinilo especial fotográfico para exteriores montado sobre policarbonato concebido para soportar, sin problemas, las inclemencias meteorológicas.

JERUSALÉN

Es viernes medio día, el sol castiga implacable la ciudad, delante de mí, cristianos etíopes cargan una cruz y rezan. El muecín de la Mezquita de Al Aksa está llamando a la oración. Hay un joven miliciano con su fusil a la espalda, colocándose la kipá entornando su cabeza frente al Muro de las Lamentaciones y llorando.

En mis oídos, retumban las campanas de la iglesia construida por Santa Elena, madre del Emperador Constantino, y a mi derecha, un grupo de judíos leen los rollos de la Torá con enfervorecida pasión. La admófera es densa, pero mágica, sólo concebible en un lugar único. Yerushalaim (ciudad de paz en Hebreo) o Al kuds (la santa para los musulmanes) o Jerusalén (para los cristianos).

Caminar por sus calles es encontrarse con Abrahán, el Rey David o Salomón, pero también con Saladino, Sulaimán el Magnifico o con los Turcos Mamelucos, e inevitablemente con las huellas de Poncio Pilatos, los Caballeros Templarios y por su puesto “Joshua ben Joseph”, Jesús el hijo de José y cada uno de los rincones por los que caminó, predicó, murió y resucitó.

¡SHALOM JERUSALEN!