Seguidores

martes, 8 de septiembre de 2009

Quien dice que los hombres no son victimas de la violencia de genero?

PUÑALADA EN EL CABILDO
MARÍA ANGÉLICA nunca aceptó que Gerardo Hernández, el vicepresidente de La Palma, la ignorase. Se mudó a vivir cerca de él, seguía sus movimientos día y noche... El pasado domingo, la cajera de supermercado en paro lo esperaba en la puerta de su casa con un cuchillo
JAVIER GÓMEZ
EL POLÍTICO ACOSADO. Gerardo Francisco Hernández, divorciado de 51 años, miembro de la Ejecutiva de Coalición Canaria, ya denunción a la mujer que lo acosaba. Todo quedó en un juicio de faltas, pero ella no cejó en su obsesión. Esta semana ha intentado asesinarlo.
EL POLÍTICO ACOSADO. Gerardo Francisco Hernández, divorciado de 51 años, miembro de la Ejecutiva de Coalición Canaria, ya denunción a la mujer que lo acosaba. Todo quedó en un juicio de faltas, pero ella no cejó en su obsesión. Esta semana ha intentado asesinarlo.

Lo esperó a las puertas de su casa. Se abalanzó sobre él y le asestó un navajazo bajo el abdomen. Sin demora, tras rasgarle el vientre, le clavó el arma blanca en el brazo izquierdo. Él es la víctima y ella, la agresora. Los protagonistas de esta historia turbulenta son el vicepresidente primero y consejero de Infraestructuras del Cabildo de La Palma, Gerardo Hernández, y una mujer con la que se rumorea que tuvo, durante unos meses, una relación sentimental, María Angélica P.

El político, de 51 años, miembro de la Ejecutiva Nacional de Coalición Canaria, se recupera de las heridas -la del vientre, de 15 centímetros de profundidad- en el Hospital General de la isla. Las puñaladas no le afectaron a ningún órgano vital y su vida no corre ya peligro. Su impulsiva y presunta amante guarda en la sombra de la prisión todos los enigmas de un puzzle hamletiano.

Todo ocurrió, el pasado domingo 30 de agosto, en el portal del domicilio del vicepresidente, en el barrio de San Sebastián, en Santa Cruz de La Palma, la capital de la isla. Allí aguardaba ella, aparentemente obsesionada porque su víctima no le prestaba la atención que ella requería.

A punto de iniciar sus vacaciones, alrededor de las 23.30 horas, se topó con la mujer en el rellano de su vivienda. Ella insistió en que la dejase subir a su casa. Comenzó una fuerte discusión que ella decidió zanjar con la lama del cuchillo. Tras la disputa, metió la mano en el bolso y desventró al hombre que deseaba.

Los hechos se sucedieron sin que Gerardo tuviera tiempo de reaccionar. Sólo la oportuna intervención de un vecino evitó que el político de la isla bonita se desangrase. Enfermo del corazón, recibe una dosis diaria de Sintrom, anticoagulante oral que necesita tras haber sufrido una operación cardiaca y que puede acelerar la perdida de sangre.

«Si el vecino no llega a aparecer a tiempo, lo mata». Es la frase contundente con la que Idaira Hernández, hija de la víctima, relata a Crónica lo ocurrido. «Soy la primera sorprendida. Mi padre no tenía ninguna relación con esta mujer, ni la había tenido. Ella es la que está obsesionada con él. Yo no la conozco, pero está claro que fue a matarlo», declara la hija de Gerardo Hernández, que sigue el ejemplo político de su progenitor y ejerce como concejala en el ayuntamiento de la localidad de Barlovento.

Según todos los indicios, acto seguido, la presunta agresora intentó poner una denuncia contra su amado en el cuartel de la Guardia Civil de Los Llanos de Aridane, pero al ver que tenía cortes en las muñecas los agentes la llevaron al hospital. Allí, ambos, agredida y agresor, coincidieron en las instalaciones del centro médico, con el consiguiente revuelo, lo que permitió a los agentes atar cabos.

Las investigaciones han acabado concluyendo que María Angélica se autolesionó y que su pretensión era acusarlo a él de intentar apuñalarla.

La agresora, de 40 años, María Angélica P., nació en El Paso. Está divorciada y tiene una hija adolescente. Según ha podido saber Crónica, ella no permite a su ex marido, jardinero, ver a la niña.

La mujer ya había sido denunciada por el vicepresidente del Cabildo de La Palma en febrero del año pasado -según consta en el cuartel de la Guardia Civil- por amenazas e insultos. El incidente derivó en su día en un juicio de faltas.

«Sí, hubo un juicio. Yo me he enterado ahora de este asunto. Al parecer, esta mujer perseguía a mi padre a todas horas, estaba obsesionada con él», concluye Idaira. La detenida fue dada de alta del hospital al día siguiente del suceso, tras lo cual le fue tomada una declaración trufada de contradicciones. Tras pasar a disposición judicial, el juez determinó su ingreso en prisión.

ENTRAR EN SU CASA

Según fuentes policiales, en un primer momento la detenida negó prácticamente todos los hechos. En las pesquisas policiales, según ha declarado la víctima, la presunta agresora insistió para que el vicepresidente insular la dejara entrar en la vivienda, aunque Hernández se negó a dejarla pasar. Todo hace pensar en que el suceso está originado por motivos pasionales, aunque en el seno de la familia del afectado no se da crédito a tal versión.

Gerardo Francisco Hernández Rodríguez también está divorciado desde hace años, aunque al contrario que Angélica mantiene una buena relación con su ex mujer, con la que tiene dos hijos.

El vicepresidente del Cabildo de La Palma ha ingresado así en la lista de hombres maltratados. En 2007, 10.902 hombres denunciaron ser víctimas de violencia por parte de sus parejas o ex parejas. En 2008, 31 fallecieron a manos de mujeres. Casi todos, 30, fueron asesinados por su ex mujeres o esposas.

Angélica es una mujer guapa, de mediana estatura, y las habladurías sobre su personalidad recorren la isla. Dicen los vecinos que es «rara». Un hermano estuvo en prisión por drogas. Empezó los estudios de administración, pero no llegó a completarlos. Su último trabajo conocido fue, hace ya tiempo, como cajera en un supermercado del municipio de El Paso, de donde es originaria. Según parece, mantuvo una relación sentimental con el consejero que duró apenas un par de meses o tres. Ella no aceptó la ruptura.

Dicen que María Angélica se había mudado a vivir cerca de él, y que seguía sus movimientos día y noche. Eso volvió a hacer el pasado domingo, en una noche lunera, dispuesta a matar a su ex amante antes que aceptar que no sería para ella.

3 comentarios:

Elisabeth dijo...

jolines vaya loca...eso es como la peli esa de admiradora no se q o algo asi q se obsesiona por la persona pero esto peor pq es realidad y encima lo ha matado..sin palabras me has dejado la verdad


besitosssss

zayi dijo...

la violencia de género no tiene edad, ni sexo, ni condición...todos estamos expuestos a ese mal, desgraciadamente quien menos esperas la sufre.
Besitos.

CHOPINGO dijo...

Hay que tener cuidado de algunas amantes, porque son mas peligrosas que las legitimas y esta creo que lo es